La Previa

Muchos me dicen que tengo una fuerza descomunal. Otros me dicen que a veces tengo flojera. Otros me dicen que no confió en mi. Otros me dicen que sobre paso de inteligencia.

Pero la única que sabe que retos me han tocado enfrentar soy yo. Como de algunos me he levantado rápidamente o de otros todavía me estoy levantando. Que a veces he querido que no venga ningún reto más y mi vida sea constante y tranquila.

Pero me toco vivir una vida agitada, con muchas caídas, algunas inesperada y otras se podrían ver llegar a venir, aunque las veas nunca estás preparado para caer.

Ahora si pienso….como he levantado de cada uno de ellas, con fuerza aun cuando la irracionalidad de apoderaba de mí y no me deja ver que había varios senderos para tomar, que era mi decisión cual iba a elegir, para levantarme. Si quedarme en la cama a llorar o salir y enfrentar una vez más las cosas y encontrar la salida.

Los 31 fueron odioso, de muchos cambios, de muchos planes frustrados, de muchas cosas que les puse una energía inexplicable y terminó siendo un desgaste. Fueron odiosos porque me olvide de pensar en mi, en lo que yo quería y en ese poder de confianza en mí misma para por emprender lo que quisiera que iba a poder. Los 31 fueron ya mal predispuestos por mi misma, los odie antes de que lleguen, por eso creo que me fue como fue…. Pero más allá de todo fueron y son todavía de un gran aprendizaje. De que hay momentos que queres manejar todo y no podes. Que queres que pase todo y no se puede porque de alguna forma hay que enfrentar lo que se viene. Que me había olvidado del poder que tenía para sobrellevar situaciones,las pérdidas,  obviamente capaz con otra mentalidad ya. Capaz pensaba que a los 31, iba a estar en otro lado, en otra lugar. Pero hay que vivir lo que nos toca, para llegar a eso que deseamos…

Queda poco para que lleguen los 32…hoy me doy cuenta que en una boludez atómica ya estoy volviendo a ser yo…porque amaba festejar mis cumpleaños, cosa que no pasó en los odiosos 31. Y hoy a un mes de cumplirlos tengo casi todo armado. Es una boludez para mucho, pero esas pequeñas tonteras son las que nos hacen dar cuenta que estamos volviendo. Que por mas que queden adversidad por atravesar ya la visión está cambiando. Me doy cuenta que estoy cambiando…que sigo creciendo y soñando que todo lo que siempre quise para mi va llegar a su debido tiempo cuando yo este lista, que si lo forzas no sale nada bien. Solo es cuestión de esperar, crecer y empezar a ver que hay muchos caminos que te pueden llevar a donde vos siempre quisiste…

Transitando la previa a los 32….

Anuncios

YA NO SÉ….

No hace falta que me presente, ya saben quien soy. La conocida chica de pullover amarillo.
Empiezo diciendo que ya no se, si alguna vez fuiste el gran amor de mi vida. Ya no se si me quedan recuerdos tuyo más allá de mi memoria. Intente buscar varias veces fotos juntos, que pensé que en algún rincón estaban. Pero jamás las encontré.
Ya no se que es de tu vida, ya no se donde estas, ya no se con quien vivís, ya no se que pasara por tu cabeza, ya no se nada de vos.
Solo creo saber que…ya no…
Ya no será, ya no, no viviremos juntos, no criaré a tu hijo, no coseré tu ropa, no te tendré de noche ,no te besaré al irme, nunca sabrás quién fui, por qué me amaron otros. No llegaré a saber por qué ni cómo nunca, ni si era de verdad, lo que dijiste que era, ni quién fuiste, ni qué fui para ti, ni cómo hubiera sido vivir juntos, querernos, esperarnos, estar. Ya no soy más que yo, para siempre y tú ya no serás para mí más que tú. Ya no estás, en un día futuro, no sabré dónde vives, con quién, ni si te acuerdas. No me abrazarás nunca, como esa noche, nunca. No volveré a tocarte (Idea Villariño)
Puedo saber que nuestra historia tuvo idas, vueltas, encuentros y desencuentro y volvernos a encontrar. Solo se que poco me gusta hablar de vos, por eso no lo hago a menudo. Vaya uno a saber ¿por qué?.
Que en el tránsito de este “amor”, capaz no correspondido y ciego, nos lastimamos, me lastimaste, te lastimé y lastimamos a nuestro alrededor sin merecerlo. Nos amamos, nos odiamos y nos volvimos amar, como ciegos enamorados y sin saber cómo expresar eso que sentíamos , sin tener el miedo a que al otro le parecía una locura.
Creo que desde el dia que te vi, allí cuando tenía 17 años y vos con 27. Y eras la persona que me rescataba de todas mi locuras o todos esos momentos difíciles que vivimos por aquellas épocas.
La miradas siempre fueron profundas y una conexión inexplicable. Y esa diferencia de edad que todos veían como una locura, entre nosotros nunca existió . Yo terminando el secundario, con Bariloche, donde fuiste, mi egreso. Vos buscando nuevos rumbos y que hacer de tu vida.
Y ese dia, cuando me despedía de la secundaria, fue nuestro primer adios. Ahí partias a tu primer gran aventura. Con la promesa “voy a volver”.
Y si volviste, pero la vida de los dos había cambiado completamente.

Un dia cualquiera tocaste el timbre de mi casa, sin decir quién eras de verdad, solo diciendo que me buscabas a mi. Recuerdo que baje y no podía creer lo que veían mis ojos, estabas de vuelta, por un tiempo porque nos tocaría despedirnos una y mil veces más.
Nuestro “amor “ por decirlo de alguna manera, fue intenso, dramático, peligros, lleno de adrenalina, engaños, mentiras, risas y llantos.
Las pocas veces que hable de vos, siempre me decían que lo hacía con un des dejo de nostalgia. Y un dia me dijeron: “ él fue el gran amor de tu vida y no la persona con la que compartiste 10 años de tu vida”
Es triste pensarlo así, porque capaz ambos pasabamos nuestros días con otros personas, solo por no arriesgar.
Lo que los años me hicieron entender es que en el amor, todo se arriesga, que siempre hay opciones pero valen la pena vivirlas.
En cierto punto, yo era chica, vos eras chicos y preferimos no decir nada, callarnos, reprimirnos, capaz sabiendo que nuestros corazones estaban unidos. O capaz eso queríamos creer.
No importaba el tiempo y espacio donde estuviéramos, no importaba si en un lugar era dia y en el otro noche, siempre había momento para hablarnos y jamás perder el contacto.
El tiempo pasó y como dije hubo miles de hasta luego, llegabas y partias a muchos lugares del mundo, entre llantos y promesas en vano.
Pero llegó el día en que nos veríamos las caras por última vez. Llegó el final, uno de los dos se animó a sacar esos sentimientos reprimidos y dijo las palabras mágicas…”todo este tiempo estuve enamorado de vos, jamas lo pude decir pero creo que lo sabías”. El cruce de miradas, los llantos, el silencio, todo pasó en un segundo.
Ese día, ambos entendimos que esas palabras habían llegado tarde, que uno no puede saber, suponer. Que no arriesgamos, cuando debíamos hacerlo, cuando el destino nos puso a prueba muchas veces, que el silencio fue nuestro mejor amigo, porque se llevo tantos te quieros y te extraños.
Y así es como volvimos al punto de partida, otro adiós, este sería el final. Disfrutamos el tiempo que nos quedaba juntos, como si quisiéramos que el reloj, sea uno arena. Fue la última llamada desde el aeropuerto, donde en realidad supimos y tomamos conciencia que era el final. Que ya no habia vuelta atras, las cosas iban a cambiar a 360 grados.
La última vez que escuche su voz fue para mi cumpleaños número 28.
Creo saber que encontraste el amor de tu vida, quien te hace feliz dia a dia, quien te dio hijos seguramente. Quien te complementa.
Yo te cuento que todavía lo busco, se que por algún lado andara esa persona que sea mi complemento, que me quiera tanto como yo a él….

HAY PERSONAS….

Hay personas, que se alegran por nosotros.

Hay personas, que son cómplices de nuestras travesuras.

Hay personas, que festejan nuestros logros.

Hay personas, que te ayudan a reconstruirte cuando necesitas esa pieza que te falta, para volver a ser vos.

Hay personas, que conocen nuestros mayores secretos.

Hay personas, que conocen nuestros secretos jamás expresados en voz alta.

Hay personas, que te abraza fuerte cuando más lo necesitas o por el simple hecho de hacerlo.

Hay personas, que conocen tus lágrimas

Hay personas, que son tus amigos y se transforman en tus hermanos de la vida.

Hay personas, que pelean tus batallas, codo a codo.

Hay personas, que van a sentir tu ausencia.

Hay personas, que se van a ir sin que te des cuenta.

Hay personas, que se van a ir y sentirás un dolor profundo.

Hay personas, que vas a querer ayudar siempre, aunque se resistan.

Hay personas, que no se dejan ayudar,porque no quieren o no saben cómo pedirlo.

Hay personas, tóxicas.

Hay personas, que chupan tu energía.

Hay personas, que saben dejar su huella.

Hay personas, debemos soltar, para que el tiempo las traiga de nuevo a nosotros o no.

Hay personas, que serán “amores fugaces” “amores de una noche”o el “ amor de nuestras vidas”.

Hay personas, que te aman.

Hay personas, que te quieren.

Hay personas, inolvidables.

Hay personas, que es mejor olvidarlas.

Hay personas, que te van aceptar con tus defectos y virtudes.

Hay personas, que verán tus peores demonios y aun asi estaran a tu lado.

Hay personas….
En nuestro “mundo” pasarán miles de personas, es importante que nosotros sepamos identificar, cuales son las que valen oro para nosotros y no dejarlas ir. Aferrarse a ese amor incondicional que une, uno al otro

Que cuando sea el momento de construir o reconstruir algo de vos, no sean un límite o te detengan sino que te acompañen en todo proceso. Que siempre estarán ahí, por el siemple hecho de preguntar ¿como estas? .

Que va entender que los cambios son buenos, pero tu esencia siempre será la misma. Por ende no buscarán modificarse porque así es como te quiere. ¿ porque al fin y al cabo somos personas ?

Tenemos la posibilidad de elegir qué personas queremos que formen parte de nuestro mundo. Podemos equivocarnos, pero quien tenga que estar siempre lo hará.

Que si la necesitas, la llamaras y ahí estará, no importa donde estés, no importa el momento o cuan lejos se encuentre. Solo hay que gritar el nombre y esa persona estará.

Porque no hay montaña suficientemente alta ,ni valle tan profundo o río tan ancho, para que esas personas estén riendo o llorando a nuestro lado.

Y que no importa el tiempo que pasen sin verse, el reencuentro será como si se hubiesen visto ayer.

Porque hay personas en nuestra vida que siempre estarán de una u otra manera. Para que el camino no sea solitario. Sino que sea rodeado de ellos y todo sea más fácil.

Yo veo tus cicatrices, yo tmb veo las tuyas….

Una chica de pullover amarillo, sentada en un sillón, mirando la pared, pensante, mientras toma mate, come galletitas y escucha música, siente correr por su mejilla el calor de su lágrima. Alguien hace unos instantes la habían vuelto a marcar, dejando en su cuerpo una nueva cicatriz invisible. Ella pensaba que no era intencional, capaz lo que dijo o hizo, no pensó que en el momento de sensibilidad de ella, podría dejarle una nueva herida por cicatrizar.

cicatriz

En ese instante comenzó a pensar y reflexionar en su mente, sobre cicatrices viejas en su cuerpo ya cocidas, pero que quedan ahí para toda la vida. Su cabeza y corazón se revolucionaron, se llenaron de sentimientos encontrados. ¿ que es una cicatriz?. Y abstraída del tiempo y el espacio, su reflexión fue cada vez más y más profunda. Recordando una de sus grandes marcas en la piel,  y se dijo – yo puedo ver tus cicatrices, yo también puedo ver las tuyas-

A veces estamos tan heridos o tenemos tantas cicatrices, que dependiendo del estado de ánimo o como se direcciona una charla, esas marcas, para muchos “invisibles”, se convierten en “visibles”. A veces solo  una mirada profunda, deja al descubierto todas nuestras cicatrices.

La chica del pullover amarillo piensa: – puede haber alguien en este mundo que no tenga una sola marca, capaz si, capaz no? . Pero aquel que  no las tenga ,el dia que marquen su piel por primera vez, sentirá su mundo caer en mil pedazos. – Y siguió – si tendría que contar las mías no sé si podría. La vida a veces golpea de maneras tan extrañas- Y volvió a perderse en el tiempo y el espacio, sumergida en el dolor que le provocaba volver a recordar una de las cicatrices más fuertes y grandes de su vida. Todo pasa por algo no? “Por qué las personas, las cosas y la vida misma no son como certeramente creemos verlas , sino que son como son….Sólo que no las vemos como son sino como somos”

La cicatrices a veces son tatuajes visibles o invisibles, que llevan nuestros cuerpos toda la vida. Sanan es verdad pero a veces, en un momento, situación o circunstancia, reviven y arden como la primera vez.

En esa encrucijada estaba ella y volvió a sus pensamientos. Esto no quiere decir que no hayan sanado, sino que nos recuerda quienes somos y cómo llegamos al hoy. Cuando la herida está ahí, es profunda y dolorosa, nos arde, nos lastima, pensamos que jamás va a cerrar, para convertirse en cicatriz. Porque las heridas del corazón, del amor, del desamor, de pérdidas, son invisibles y es por eso que no podemos ver su progreso.

De repente se encuentra en ese sillón, hablando sola, con la mirada profunda de su gato, que seguramente no entiende nada, pero está ahí acompañando su momento de reflexión y dolor por revivir esa situación. Y dice – Ojalá le podamos poner pervinox o cicatricure  y la herida cerrará perfectamente. Simple y rápido.

Cayó en la realidad de que se encontraba sola, en un departamento, hablando en voz alta y reflexionando. En su cabeza paso – ok, entre en la demencia-, pero enseguida,  volvió a sumergirse en sus pensamientos.

Tanto te dicen:  “tranqui que el tiempo todo lo cura” ¿que es mágico? ME DUELE  AHORA, y ya desespera, QUIERO QUE DEJE DE DOLER.

Se va para la cocina con sus pensamientos más revueltos que cuando empezó esta reflexión, enciende la pava, para otra ronda de mates y busca que más puede comer  ¿salado o dulce?, nahh lo que venga.

Habla en voz alta, ya como enojada, – mis cicatrices cuando yo pensé que estaban super cerradas y cicatrizadas, volvieron abrirse y lo peor de la situación fue que parecían doler mas y mas…y era mas insoportable, como que esos puntos que la cocieron, se saltaron por los aires dejándolas más abiertas que antes, por dios!!! . Pero en algo tienen razón, el tiempo las cerró y si bien se pueden volver abrir, llega un punto de la ecuación que empiezan  a doler menos y enseñan. Pero a veces odio ser tan tonta, de volver a cometer el mismo error y contar con otra cicatriz. Pero al fin y al cabo una aprende a quererlas. Porque ya son parte de nosotros, sin ellas no seriamos nada. Puede que para otros sean simples experiencias, recuerdos.

final-cicatrices Para volver más complejo su análisis interno. Pensó que una cicatriz también puede ser de una operación, donde el crecimiento de un tejido en una zona se aflojo por una lesión. Y si no es tan profunda la herida, por lo general no queda cicatriz (anatómicamente hablando).

La chica del  pullover amarillo había creado una ensalada tan grande en su mente de que era una cicatriz , hasta el punto de olvidar cuál fue la raíz de todo su pensamiento.  

Salió al kiosko a comprar unas golosinas tan ensimismada, que ni se percató, que el gato se escabulló entre en sus piernas  yéndose a caminar por el edificio. Hasta que después de unas horas tocan la puerta, generando un sobresalto en ella. Y sin entender mucho la situación, el gato estaba de vuelta en su casa.  Y pensó: debo volver a la realidad.

Simplemente las cicatrices nos definen, es muy difícil encontrar alguien sin una de ellas, que ha marcado a fuego su vida. Por eso hay que sacarlas  a la luz, porque hablan de nosotros, donde aprendimos, nos enseñaron algo y solas irán sanando.

En un abrir y cerrar de ojos, haciendo un flash back a sus 28 años, se  encontraba en otro lugar, en ese departamento, donde tantos sueños tuvo, sentada en otro sillón mirando una película como todas sus tardes. Estaba en el pasado, reviviendo una de sus mayores cicatrices. En una relación donde hubo mucho amor, pero también mucho odio al final. Ella caida sin rumbo, sin saber que hacer de su vida y con una persona que en vez de ayudarla, la golpeaba más y más. Recordando esos tiempos de violencia psicológica, donde era ciega y no podía ver como eso la estaba destruyendo por dentro y desvalorizando , vino a ella el momento en que pensó que esa herida no iba formar nunca una cicatriz y siempre dolería. Recordó cuando salió corriendo por la puerta de ese lugar. Pero abria y cerraba los ojos y seguía en el mismo lugar, no podía volver a conectarse con la realidad.

La herida era punzante, donde el miedo era el protagonista, que no la dejaba moverse, ni pensar.

Una noche en una de esas  peleas que hacía tiempo, venía teniendo con quien creía ella era el amor de su vida, paso a otro nivel. Romper una puerta, golpear paredes, gritos. Ella sentía que en esos momentos su cuerpo se transformaba, tenía que ser una fiera indomable para poder atacar a su presa, sin demostrar el miedo que sentía, pero esa noche sintió que ya no podría soportar más. Él sacaba lo peor de ella,  lo que desconocía de su personalidad. Esa noche durmió en el sillón, con su perro. Se despertó y ahí estaba él, la última persona que quería ver al despertar. Se había quedado porque no se sentía bien después de lo sucedido la noche anterior. La chica del pullover amarillo no quería ni mirarlo, ni hablar con él. Pero parecía que todo eso lo hacía enojar cada vez más.

Quería  volver de ese recuerdo, de esa cicatriz que de apoco se abría un poco más al recordar. Pero no podía. Y ahí se encontraba,  sentada esperando la comida que él había preparado para los dos, en silencio, y con aire punzante. Aunque hacía fuerza no puede recordar que desató la furia, pero su plato de repente estaba cubierto de agua, lo puso en otra mesa. Y en un abrir y cerrar de ojos la tenía agarrada del brazo y la arrastrandola  hacia la otra mesa. Todo quedó en blanco hasta escuchar el ¡¡¡¡¡plafff!!, y el arder su mejilla por el cachetazo que había recibido. No entendía por que, que paso .. todo volvió a quedar en blanco .No sabe cómo pero con el cuerpo temblando de miedo, agarro su llaves y salió corriendo de allí, a donde jamás regresó.

Volvió abrir sus ojos, estaba en otro lugar, había vuelto, estaba el gato , el mate y las golosinas en la mesa. La cicatriz ardía un poco pero le recordó, algo que tuvo que vivir para crecer, aprender  y ser quien es hoy. Una tatuaje invisible más, pero que le recuerda que ganó una batalla más en su vida.

De repente se abrió la puerta, se sobresaltó, no veia quien era…..solo escuchó “yo veo tus cicatrices yo también puedo ver las tuyas”……

CONTINUARÁ……

 

 

Hace 6 meses atrás…

Nobody said it was easy
It’s such a shame for us to part
Nobody said it was easy
No one ever said it would be this hard
Oh, take me back to the start

Hace 6 meses atrás me queda sin laburo. Se me venía una ola grande, que no sabía como frenar. Hace 6 meses se rompían muchos sueños y tenía que volver a reprogramar muchas cosas de mi vida. Empezaba el proceso de saber quien era hoy y volver a confiar en mi ? que quería hacer? Empezar a descubrir mis pasiones. Y muchas cicatrices empezaban a florecer nuevamente dentro mio.

Hace 6 meses atrás, un 8 de agosto, lo conocí a él.

Hace 6 meses atrás no podía imaginar que un beso podría cambiar una historia. Y que haría una revolución de sentimientos inesperada, que tampoco iba a poder frenar. En ese momento le volvía a repetir la frase célebre a todas mis amigas “necesito estar sola y resolver”. Pero ellas me miraron y me dijeron “ya está hasta las bolas
Antes de ese famoso 8 de agosto, me la pasaba hablando con él. Charlas interminables hasta entrada la madrugada. Si tengo que reconocer algo que extraño hoy , es hablar de la nada la misma con él.
Y al fin llego ese 8 de agosto, nuestra primer salida. Yo tarde como siempre y él esperándome en un bar de San Telmo. Ni bien llegue, abrió la puerta y ahí sin decir mucho, me beso.
Cuando me beso, nunca imaginé que iba a hacer sentir una revolución de sentimiento tan fuerte dentro mio. Y tampoco pensé que él se iba a ir tan pronto, sino imagine que se iba a quedar para siempre.
Ese dia, fue todo entre charlas, risas, besos y hasta sacar fotos para mandarle a mi mejor amiga. Al día siguiente ya estaba viniendo a Quilmes a buscarme para volver a salir. Pasaron los días y el martes ya estábamos cenando de nuevo. Y sin darnos empezaron a pasar las horas, los días, los meses.
Creo que jamás vamos a olvidar nuestro primer fin de semana juntos en San Antonio de Areco. Yo fanática de la fotografía, caminaba para todos lados para retratar todo caballo que se crucen, colgada de todas las tranqueras y él agarrándome para no me caiga . Y el “no seas riduculo no esta para campera” y volver empapados por la lluvia. Me acuerdo de ese día como si estuviera pasando ahora, entre mate, frío, salamandra y charlas interminables, todo se iba construyendo.
Pero 6 meses atrás sentí estar feliz, por creer que había encontrado a la persona, que no le tenía miedo nada , que quería y con las ganas de ir siempre para adelante pase que lo pase juntos. Pero la controversia en este momento era que yo no podía encontrar mi camino conmigo misma y eso me estaba matando por dentro. Era feliz en el amor pero estaba tan mal conmigo misma. Esa PAME que le contaba, que era, se desdibuja en la realidad. Porque estaba toda quebrada por tantas cicatrices y sentía que no podía tener una s.
Más allá de ese sentimiento adverso, lo deje entrar a mi vida, como hacía mucho que no dejaba entrar a nadie. Deje que conozca a esa PAME, que en ese momento vivía momentos de incertidumbres, miedos de todo tipo, que había perdido su confianza y la PAME que anhelaba volver a ser. Conoció a mi familia, amigos, le mostré mi mundo. Y el mayor de mis miedos se convirtió en realidad, volvía a enamorarme.
Hicimos nuestro primer viaje a Mardel, me mostro su atesorado Necochea, me mostro el lugar donde se crió y vivió durante muchos años, charlas profundas recorriendo el museo naval de Tigre, donde me contó toda su historia en las fuerzas. Recibimos el año con su familia. Yo veia una pelicula de amor, pero no esperaba que pronto él cambie de canal y miraramos películas diferentes.
Porque en un abrir y cerrar de ojos ese 8 de agosto quedaría lejos y nublado. El 8 de febrero festejamos nuestros primeros 6 meses, brindando por todo lo que vendría para nosotros en el futuro. Un fin de semana antes del final, veíamos sillones por si el futuro vivimos juntos.
Hace 6 meses atrás pensé que se empezaban a construir cimientos fuertes. Y más allá de lo interno conmigo misma, era feliz de que él esté conmigo y sea ese gran apoyo en mi búsqueda interna. En esos momentos y en muchos, idealizamos a las personas y sentimos que ellos serán la solución, pero no nos damos cuenta que la única solución somos nosotros mismos.
Y por ende las cosas no funcionaron, porque no era el momento de los dos. Cuando se quiebra algo, no solo es porque un lado este más frágil que el otro, sino porque a veces los caminos deben ser por separado. Y eso no quiere decir que uno tenga más culpa que el otro, porque las relaciones son de dos. Por lo tanto si se quiebra es porque ambos lados fallaron.
Todo se estaba rompiendo y yo no era consciente. Capaz, en otras relaciones que he vivido, siempre me tocó ser la consciente del final. Pero esta vez, en mi caso jugo el lado inconsciente, no lo imaginaba
Sólo lo empecé a notar raro, como si cada palabra, mensaje que le mandaba molestará. Fueron días de sentirme mal y entre todo eso se sumaba mi búsqueda interna.
Fueron días de llantos, hasta que decidí, decirle que por unos dias no le iba a escribir, con el simple sentido de saber si me extrañaba….y ahí vino el final. Otra ola sin freno se acercaba.
Todo me salió al revés el 22 de febrero (lo recuerdo porque se acercaba el primero año de mi sobrina) me dijo adios. Si tengo que ser sincera no recuerdo que le dije, me acuerdo que lloraba porque no venía y estuvo en mi casa 1/2 hora y se fue. Me quede en un mar de lágrimas, porque no podía entender como en 1/2 hora podía cerrar una historia, en la que se dijeron muchas cosas y fuertes. Recuerdo hablar con mi mejor amiga 2 hs por teléfono y decirle él ya tenia la historia cerrada hace mucho, y sola me quede viendo la película de amor.
El dia de su partida hubieron miles de promesas que hoy las veo lejanas. Pero si me quedo con algo de aquellos tiempos;

Compañera
usted sabe
puede contar
conmigo
no hasta dos
o hasta diez
sino contar
conmigo

si alguna vez
advierte
que la miro a los ojos
y una veta de amor
reconoce en los míos
no alerte sus fusiles
ni piense qué delirio
a pesar de la veta
o tal vez porque existe
usted puede contar
conmigo

si otras veces
me encuentra
huraño sin motivo
no piense qué flojera
igual puede contar
conmigo

pero hagamos un trato
yo quisiera contar
con usted

es tan lindo
saber que usted existe
uno se siente vivo
y cuando digo esto
quiero decir contar
aunque sea hasta dos
aunque sea hasta cinco
no ya para que acuda
presurosa en mi auxilio
sino para saber
a ciencia cierta
que usted sabe que puede
contar conmigo.

Pero lo que mas pensaba era: cómo me levanto de esta..no me quería caer de nuevo. Por mis adentros pensaba que había una balanza que me sostenía. El lado bueno era el amor y del otro lado estaba todo lo malo por resolver comigo y en un abrir y cerrar de ojos la balanza se desequilibró. Por eso me quedo con: “estaban en diferentes sintonías”.
Reconozco que en ese momento no estaba bien conmigo misma. Hoy soy una persona nueva que resurge como un ave fénix y siente que va por el buen camino y feliz, volviendo a dibujar sonrisas en su rostro.
Durante este tiempo pasaron muchas cosas,dudas, preguntas sin resolver, enojos, cosas dichas no sentidas pero a veces los impulsos, juegan malas pasadas . Pero si puedo decir que mucho tiempo sentí y a veces lo vuelvo a sentir, que no me había querido, que había sido solo un pasatiempo. Solo para tapar él las cosas que tenía que superar. Cuando se fue quedaron miles de dudas en mi cabeza y es el dia de hoy que a veces me cuesta entender porque se fue. Mucho tiempo pensé que no podíamos estar juntos porque no estábamos en la misma frecuencia, y algo de eso hay. Capaz no era nuestro tiempo y capaz jamás lo vuelva a ser.
Pasaron los días, de ese 22 de febrero, y me encontraba en la computadora volviendo a escribir y llorando al mismo tiempo, mi mama me agarró la mano y me dijo llora. Ahí me di cuenta que lo estaba llorando a él y tantas cosas guardadas, no podía contener las lágrimas, solo sabía que empezaba a encontrar el camino.
Por primera vez en mucho tiempo, empecé a pensar en mi.

Empecé a enfocarme en cosas que me hacían bien, como el coaching. Puedo decir que es una “terapia” genial, que en poco tiempo me ha llevado a encontrarme y sanar cosas muy arraigadas en mi. A saber llorar a tiempo, a cambiar mi postura frente a las cosas que hoy tengo como meta, como volver a trabajar, me ayudó animarme a organizar por primera vez un evento yo sola para una empresa. Y me conecto de nuevo con la escritura y animarme a escribir mis historia, sin importar si alguien está del otro lado. Escribir y sanar.
Me ayudó de a poco a volver a ser yo. Sumado obvio a las ganas mías esta vez de que esta etapa se termine y comenzar una nueva. Y un poco entre eso y esa conexión que hoy siento con la escritura y todos los que estan a paso firme junto a mi. Me estoy volviendo a encontrar. Y repitiendo la frase ,”Yo confio en vos” y “Yo confío en mi”, SIEMPRE
No voy a negar que lo extraño. No pensé que alguien en tan poco tiempo me iba a hacer sentir tanto y al dejarme iba ser la clave para reconstruirme…no se si el sabia que todo esto iba a pasar, pero yo creo que no. Pero en ese momento que él cerró la puerta fue la clave para esta revolución de cambios y rumbos nuevos que nacen hoy. Y cada persona que me escucha hablar de lo que hago me dice “Sola se te dibuja una sonrisa”.
Pero más allá de todo…en mis sueños más locos, me encuentro sentada contándole todo lo que pasó y el contándome todo lo que a él le pasó, entre risas, llantos y abrazos fuertes.
Nose si algun dia nos volveremos a ver …a veces pienso cómo sería, en ese bar de San Telmo a pura risa, si será nostálgico y un mar de lágrimas o si me lo voy a cruzar y seguir de largo. No se absolutamente nada….que lo extraño si un poco…pero no era nuestro tiempo. Nuestro tiempo era de reconstrucción interna para los dos. Y así fue como todo esto llego….no puedo negar que extraño ese 8 de agosto, donde volvía a enamorarme y la frase clave “fue porque no te conocí antes”. No podemos saber que va a pasar…hoy se que me gustaría abrazarlo fuerte… y pensar que vamos hacer felices, con lo que el destino tiene preparado para nosotros.

Me quedo con ese último beso y ese último pucho…que capaz un dia volvamos a fumar. This is our last dance.

TIEMPO SIN TIEMPO – Mario Benedetti

Preciso tiempo necesito ese tiempo
que otros dejan abandonado
porque les sobra o ya no saben
que hacer con él
tiempo
en blanco
en rojo
en verde
hasta en castaño oscuro
no me importa el color
cándido tiempo
que yo no puedo abrir
y cerrar
como una puerta

tiempo para mirar un árbol un farol
para andar por el filo del descanso
para pensar qué bien hoy es invierno
para morir un poco
y nacer enseguida
y para darme cuenta
y para darme cuerda
preciso tiempo el necesario para
chapotear unas horas en la vida
y para investigar por qué estoy triste
y acostumbrarme a mi esqueleto antiguo

tiempo para esconderme
en el canto de un gallo
y para reaparecer
en un relincho
y para estar al día
para estar a la noche
tiempo sin recato y sin reloj

vale decir preciso
o sea necesito
digamos me hace falta
tiempo sin tiempo.

EL TIEMPO

tiempo

El tiempo, es extraño, no hay forma de pararlo o acelerarlo. Lo que podemos saber a ciencia a cierta es que los humanos no funcionamos como un reloj. Aunque nosotros sentimos un tic-tac interno que nos corre o nos frena. Para nosotros un segundo o un minuto puede ser eterno y una dia o una noche puede pasar a toda velocidad sin darnos cuenta. Qué decir entonces de nuestro reloj interno. El que siempre, para nosotros, va marcando los segundos, los minutos y las horas de nuestras vidas.
El pensamiento más común es que la vida pasa volando y por ende es una cuestión de tiempo, nos faltó “tiempo” para disfrutar las pequeñas cosas, con lo acelerado que pasa todo no lo percibimos o no le prestamos atención. O el pensamiento de los adultos cuando ven a los chicos crecer….”qué rápido pasó el tiempo” o cuando sufrimos una pérdida y atesoramos ese tiempo vivido y queremos retenerlo. A veces nos preguntamos ¿ por qué pasan tan lentos esos momentos que queremos que terminen de una puta vez? Y por más que queremos acelerar el tic-tac , este nos deja ahí, “por mucho tiempo”, pero sólo son segundos.
Según lo que anduve investigando, hoy en día sabemos que el tiempo no se mide por segundos. Sino por intervalos marcados por descargas de las neuronas. Por ejemplo cuando estamos estresados o asustados, nuestro cronómetro del tiempo neuronal dispara más veces por unidad de tiempo por eso parece que todo se acelera y viceversa.
Si vamos más lejos en el concepto de tiempo y nos remontamos a la epoca de Aristoteles, cuando el dilema era: qué era el espacio y qué era tiempo. Y se dieron cuenta , que si nada cambiaba, no podíamos decir que no cambiaba el tiempo. Si todo se detuviera entonces no podríamos decir que ha pasado algo en el tiempo por lo tanto existe un gran interrogante.
El tiempo y el amor….cómo hablar de eso sin saber exactamente qué es el tiempo. Un claro y simple ejemplo para resolverlo; cuando vemos una película de amor, esas demasiado pochocleras. ¿ Qué nos pasa? . Por lo general durante una película de amor, empezamos a tener recuerdos, si los protagonista se separan, es como volver “el tiempo” para atrás y lo asemejamos a cosas que nos pasaron en nuestra vida. Y nos quedamos congelados en ese recuerdo y el proceso de olvidar ese instante es lento, aunque queremos olvidarlo inmediatamente.

“Llegó el momento en la vida, cuando el tiempo nos alcanza ( no se si expreso bien esto) quiero decir que a partir de tal edad, nos vemos sujetos al tiempo y obligados a contar con él, como si alguna colérica visión con espada centelleante nos arroja del paraíso primero, donde todo hombre ha vivido libre del aguijón de la muerte.

¡ Años de niñez en que el tiempo no existe ! Un dia, unas horas son entonces cifras de la eternidad ¿ cuántos siglos caben en las horas de un niño? “

Este fragmento del poema “El tiempo” donde se ve que la percepción del tiempo en un niño es mucho más lenta. Y a medida que vamos creciendo todo pasa más rápido y acelerado. Nuestro tiempo de vida y percepción cambia. Caemos en la vida rutinaria, donde formamos el mismo mecanismo y al repetir todo tantas veces , la mente se anticipa a lo que va suceder y acelera todo el proceso.
Ahora ¿qué pasa con experiencias nuevas? se provoca una sensación en el cuerpo de “adrenalina”. Por ejemplo nuestro primer beso, el primero amor, ¿ cuántas veces soñamos con que el tiempo se detenga en ese instante, que besamos por primera vez a la persona que amamos o decimos nuestro primer te amo?
Y cada vez que hablamos de amor, siempre lo vemos como algo eterno y cada nuevo amor que entra a nuestras vidas nuestra percepción del tiempo cambia. Y nos parece eterno el tiempo si nos alejamos de esa persona. También podemos asociar el amor con la muerte o un desamor, donde el tiempo nos lleva a una lentitud de ese momento y solo deseamos con todas nuestras fuerzas que pase. Y mientras transitamos esa lentitud son los momentos de pensar “qué hicimos mal” ; “que hubiéramos hecho diferente” o “como podríamos haberlo evitado”. Buscando una solución futura para no volver a este estado de lentitud en tiempos futuros.
El tiempo y el amor….

” Después de un tiempo, uno aprende la sutil diferencia entre sostener una mano y encadenar el alma; y uno aprende que el amor no significa acostarse y que una compañía no significa seguridad, y uno empieza aprender …Que los besos no son contratos y los regalos no son promesas, y uno empieza aceptar sus derrotas con la cabeza alta y los ojos abiertos, y uno aprende a construir todos los caminos en el hoy, porque el terreno de mañana es demasiado inseguro para planes…y los futuros tienen una forma de caerse en la mitad” – Jorge Luis Borges.

De modo que el romance es una sensación muy intensa en nuestro cuerpo, cuando alguien nos atrae demasiado. El tiempo marca la diferencia entre el día y la noche o los cambios que suceden en nuestras vidas. Sabemos que el tiempo va en una única dirección, pero quizás no sea así, quizás sea una ilusión y el tiempo no exista. Y como dice Mario Benedetti “vale decir preciso, o sea necesito, digamos me hace falta, TIEMPO SIN TIEMPO”